Libres y Combativas e Izquierda Revolucionaria de Araba.

Libres y Combativas en Araba, ante las próximas fiestas populares hemos decidido organizar una campaña de autodefensa contra la violencia machista.

CartelFiestascastellano2 1

Los protocolos contra la violencia machista se dirigen casi siempre a la víctima. Dónde debe llamar, cómo tiene que actuar etc. Sin embargo, creemos que la víctima lo que necesita en esos momentos es ayuda. Ayuda de alguien cercano en quien confiar y que sepa qué protocolo debe seguir para ayudarla. Por esa razón nuestra campaña va dirigida a llenar los espacios festivos de autoorganización de apoyo a las víctimas. Una campaña dirigida a todas aquellas personas que quieran formarse y organizarse. Que estén dispuestas a prestar ayuda dentro del propio espacio festivo a las posibles víctimas.

CartelFiestasEUSKERA 1La campaña la iniciamos en las fiestas de Judizmendi en Vitoria-Gasteiz la noche de las hogueras. Siete compañeras nos pusimos en los accesos a la campa donde se encendió más tarde la hoguera hablando con grupos de chicas para que se uniesen a nuestra campaña mientras que otro grupo de compañeras y compañeros colocaron carteles por todo el espacio festivo.

En un par de horas conseguimos que hubiese más de 100 chicas identificadas con la chapa de Libres y Combativas y con el protocolo en el bolsillo, dispuestas a prestar apoyo a cualquier víctima que se pusiese en contacto con ellas.

Esta campaña se autofinancia recaudando dos euros por cada chapa de Libres y Combativas con el rótulo “[email protected] somos más fuertes”. Con ese dinero financiamos también las hojas y los carteles que se reparten y pegan en el espacio festivo. Creemos que también es una manera de construir y extender Libres y Combativas e Izquierda Revolucionaria a través de la organización de estos Comités de Autodefensa que nos permitan avanzar en nuestra lucha por acabar con la lacra de la violencia machista y con el sistema que la sustenta.

Reproducimos más abajo el texto de las hojas que hemos repartido en esta campaña y que pensamos pueden ser útiles para otras compañeras.

 

ETXERA ITZULTZEAN EZ DUGU AUSARTAK IZAN NAHI! ASKE IZAN NAHI DUGU!

ASKI DA! ERASO MATXISTARIK EZ HERRIKO JAIETAN!

Urtez urte, gure herriko jaiak zikindurik geratzen dira eraso matxisten ondorioz. Ez dira kasu
isolatuak. Egunez egun emakumeok bizi dugun zapalkuntza islatzen duen minbizia da,
kapitalismoak inposatzen duen kirtenkeriazko aisialdi ereduaren eta instituzioen
pasibotasunaren ondorio zuzena.

Iazko udan eta aurten, Ibilaldian adibidez, salatu diren erasoen zerrenda oso luzea da. Eta hau
ez da icebergaren punta besterik. Ukituak, jazarpena, kaleko pertsekuzioa, irainak… etengabe
gertatzen dira herriko, auzoko edo hirietako festetan eta asteburuetako gaueko aisian.

La Manadaren epai lotsagarriak argi eta garbi erakutsi du justizian eta instituzioetan
barneraturik dagoen matxismoa. Erasotzaileei inpunitatea ematen zaie eta biktimak
kriminalizatzen dira. Epai horrek praktikan bortxaketa legeztatu eta edozein erasotzaileren jo
puntuan ezartzen gaitu, epaitegien babesa eta inpunitatea emanez. Gainera, suturik ikusi behar
izan dugu nola irudikatu den egunero bizi dugun zapalkuntza epaitegietan eta telebista
platoetan, biktima epaitzen duen eta bortxatzaileak babesten dituen kanpaina mediatiko
nazkagarri batean.

Udaletxe eta instituzio askok “Ez beti da ez” kartelak ateratzen dituzte eta ordezkariek pin IMG 20180620 WA0002 1
morea jartzen dute soinean. Baina benetako orduan ez ikusiarena egiten dute. Eskuineko
politikek ez diete inolako konponbiderik ematen arrisku guneei, murrizketak aplikatzen
dituzte garraio publikoan, genero indarkeriaren aurkako aurrekontuetan, gure eguneroko bizi
baldintzetan. Sistema honen defendatzaileak dira, modu hipokritan erasoen aurrean tamalezko
hitzak bota ondoren, emakume langileak bizi dugun zapalkuntza, degradazio soziala eta
matxismoa indartzearen benetako ardura dutenak.

Martxoaren 8ko greba historiakoan, La Manadaren epaiaren aurkako mobilizazioetan eta
maiatzaren 10eko ikasle greban oso argi utzi dugu honakoa: matxismoaren aurkako borroka
hori elikatzen duen sistemaren aurkako borroka da. Gaitz honekin amaitzeko bide bakarra
gure indarrean konfiantza edukitzea da, elkartuz eta elkar defendatuz, mobilizatuz eta
kontzienteki antolatuz.

Emakume Aske eta Borrokalarietatik egoera horiek behin betiko amaitzeko borrokatzen dugu.
Errua biktimei egotzi beharrean erasotzaileak jazarri daitezela exigitzen dugu. Nazkaturik
gaude urtero erasoen biktima ez izateko ematen zaizkigun “aholkuez”. Ez daukagu inolako
errurik moralki, fisikoki edo sexualki erasotzen bagaituzte. Eta are gutxiago, ez dugu
beldurrik ez lotsarik sentitu behar hori salatzeagatik. Herriko jaiak indarkeria matxistarik
gabeko espazioak izatea eskatzen dugu, non emakume gazte eta langileak aisialdi sano batez
gozatzeko aukera izan dezagun, inolako erasorik jasateko beldurrik gabe. Jokaera higuingarri
horien aurka kontzienteki borrokatzera dei egiten dugu, pertsona bakar bat bera ere ez dadin
sentitu arriskuan, erasoturik edo akosaturik.

GEURE BURUAK BIZIRIK NAHI DITUGU, ASKE ETA BORROKALARI!

 

¡AL VOLVER A CASA NO QUEREMOS SER VALIENTES! ¡QUEREMOS SER LIBRES

¡BASTA YA DE AGRESIONES MACHISTAS EN LAS FIESTAS POPULARES!

Año tras año nuestras fiestas populares quedan marcadas por las agresiones machistas. No son
casos aislados. Es una lacra que refleja la opresión que vivimos las mujeres día a día,
consecuencia directa del modelo de ocio embrutecedor que ofrece el capitalismo a la juventud IMG 20180620 WA0005 1
y la pasividad de las instituciones.

La lista de agresiones que se denunciaron el verano pasado, o incluso en las fiestas que ha
habido este año como Ibilaldia, es muy larga. Y esto no es más que la punta del iceberg de los
abusos y agresiones machistas —tocamientos, acoso y persecuciones en la calle, insultos...—
que se suceden en las fiestas populares de pueblos, barrios y ciudades, o en espacios de ocio
nocturno cada fin de semana.

La vergonzosa sentencia de La Manada ha mostrado claramente el machismo instaurado en la
justicia y en las instituciones, que ofrece impunidad a los agresores y criminaliza a las
víctimas. Esta sentencia legalizaba en la práctica la violación, colocándonos en la diana de
cualquier desaprensivo que sabe que contará con la protección y la impunidad de los
tribunales. Además, hemos tenido que ver indignadas cómo se representaba la opresión que
vivimos cotidianamente en los juzgados y platos de televisión, en la brutal campaña mediática
que juzgaba a la víctima y amparaba a los violadores.

Muchos ayuntamientos e instituciones sacan carteles de “no es no” y se colocan el pin
morado. Pero a la hora de la verdad miran a otro lado. Las políticas de derechas no dan
solución a los espacios de peligro, recortan en transporte público, en los presupuestos contra
la violencia de género, en nuestras condiciones de vida diarias. Son los defensores de este
sistema, que salen de un modo hipócrita lamentando las agresiones, los verdaderos
responsables de fomentar la opresión que vivimos las mujeres trabajadoras, la degradación
social y el machismo.

En la histórica huelga del 8 de marzo, las movilizaciones contra la sentencia de La Manada y
la huelga estudiantil del 10 de mayo, lo hemos dejado muy claro: la lucha contra el machismo
es la lucha contra este sistema que lo alimenta. La única manera de acabar con esta lacra es
confiando en nuestras propias fuerzas, es uniéndonos, defendiéndonos mutuamente,
movilizándonos y organizándonos conscientemente.IMG 20180620 WA0004 1

Desde Libres y Combativas exigimos que se ponga fin a estas situaciones y se persiga a los
agresores en vez de culpar a las víctimas. Estamos hartas de los “consejos” de todos los años
para evitar que podamos ser víctimas de estas agresiones. Nosotras no somos las culpables de
que nos agredan moral, física ni sexualmente. Ni mucho menos tenemos que sentir miedo o
vergüenza al denunciarlo. Exigimos que las fiestas populares y nuestros barrios sean espacios
libres de violencia machista, donde las mujeres jóvenes y trabajadoras podamos disfrutar de
un ocio sano sin miedo a sufrir ninguna agresión. Llamamos a luchar conscientemente contra
estos comportamientos deleznables, a no permitir que ninguna persona se sienta insegura,
agredida ni acosada.

¡NOS QUEREMOS VIVAS, LIBRES Y COMBATIVAS!

Volver