Galería de fotos y vídeos de las movilizaciones

Lee aquí la crónica de 20 minutos de las movilizaciones

El miércoles 5 de diciembre se hacía pública la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que confirma la calificación de abuso y no violación contra la joven agredida salvajemente por La Manada. En respuesta a esta nueva actuación de la justicia patriarcal y fascista, desde Izquierda Revolucionaria, Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes convocamos movilizaciones en más de 20 ciudades que fueron secundadas por miles de mujeres y jóvenes. 

Esta sentencia es un ataque contra todas las mujeres, que pone una diana sobre nosotras y legaliza la impunidad de los agresores y violadores, pero no es ninguna sorpresa. Sabemos muy bien a qué intereses responde la justicia y el aparato del Estado. Este caso no es un caso aislado culpa de un juez o una jueza que no tiene la suficiente formación de género como pretenden hacernos creer. Es un ejemplo más de cómo la justicia está supeditada a los intereses de los y las capitalistas y la necesidad del aparato de Estado de contener la movilización social a golpe de sentencias. Por eso en el último periodo hemos visto utilizar los juzgados para dictar sentencias de auténtica ciencia ficción contra raperos, actores, activistas de la izquierda, etc. contra la libertad de expresión y los derechos más básicos de la clase trabajadora y la juventud, para lanzar un mensaje muy claro: que no se pueden cambiar las cosas y que hay que quedarse calladas y callados, porque en cuanto hagamos un amago de lo contrario nos aplastarán.

Por eso no es ninguna casualidad que esta sentencia se hiciera pública precisamente el día previo al puente. Hay una intención muy clara por parte del aparato del Estado de intentar sofocar la movilización lo máximo posible por todas las vías a su alcance, pero una vez más volvimos a salir a las calles de todo el Estado para decir que no aceptamos la violencia sobre nosotras, ni a golpe de puño ni de sentencias, porque lejos del mensaje que nos quieren lanzar, sabemos que ¡sí se puede! y que como coreamos en todas las movilizaciones “la lucha es el único camino”.

Las jóvenes y trabajadoras, junto a nuestros compañeros lo tenemos muy claro. Frente a los y las que pretenden aplastar la movilización con sentencias que nos hagan creer que no se puede, que tenemos que quedarnos sumisas en nuestras casas, decimos que no, que nosotras nos queremos combativas en nuestras calles. Y así lo gritamos alto y claro en Vigo, Ferrol, Gijón, Oviedo, Bilbo, Zaragoza, Salamanca, Guadalajara, Barcelona, Tarragona, Girona, Palma, Valencia, Sevilla, Màlaga, Granada, Almería, Huelva y Madrid. Una vez más miles de nosotras y nuestros compañeros gritamos “No es abuso, es violación”, “si no digo sí, también es no” y por supuesto y con gran indignación que “la Manada es el sistema”

Desde Izquierda Revolucionaria, Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes sabemos que nuestra liberación no la vamos a conseguir en Parlamentos ni confiando en las Instituciones. Por eso cuando algunas dirigentas y dirigentes del PSOE o Podemos nos dicen que hay que respetar las sentencias judiciales o que tenemos que confiar en cambiar las leyes y las instituciones poco a poco y sin hacer mucho ruido, nosotras y nosotros les decimos que son precisamente las instituciones y este sistema los que ejercen la violencia contra nosotras como mujeres pero como mujeres de clase trabajadora.

Sólo la movilización en las calles y la presión social podrá frenar los ataques que sufrimos millones de nosotras. Este último año hemos tomado las calles y no las vamos a abandonar hasta que rompamos con este sistema capitalista que alimenta la lacra de la violencia machista por todas las vías políticas, sociales y judiciales a su alcance.

¡Basta ya de justicia machista y patriarcal!
¡Nos queremos vivas, libres y combativas!

Volver