Si no hubiese fallecido hace apenas tres meses, este 2 de junio sería el cumpleaños de uno de los personajes del activismo LGTBIQ+ más conocidos en EEUU, cuya obra más icónica pervive hoy como el símbolo más reconocible de este colectivo: la bandera arcoíris.

En las últimas semanas no dejan de llegar noticias horribles sobre la creación de "campos de concentración para gays" en Chechenia, sobre palizas y torturas a homosexuales e incluso sobre asesinatos.

El pasado sábado 17 de junio se celebraba en las calles de Murcia el desfile del día del Orgullo. Un día que debía ser dedicado a la lucha contra la homofobia se convirtió en un día de agresiones fascistas al movimiento LGTBi+ permitidas por el Partido Popular de Murcia. El mismo Partido Popular que aprobó la legalización de una concentración fascista para ese mismo día a apenas unos metros de distancia, incitando al odio contra el movimiento LGTBi+.

El pasado 2 de noviembre, un grupo de fascistas realizó pintadas contra la izquierda y contra el colectivo LGTB en el campus de Somosaguas en la Universidad Complutense de Madrid.