Esta mañana tras una vista pública, el Tribunal Supremo ha condenado a 15 años de cárcel por violación a los cinco violadores de La Manada. Tras casi tres años de juicios y sentencias vergonzosas que dictaban que sólo había existido “abuso”, este Tribunal se ha visto obligado a reconocer la violación gracias a la presión de la movilización social en las calles de todo el Estado. Esta sentencia reconoce lo que ha sido evidente desde el primer momento para las centenares de miles de personas que hemos tomado las calles una y otra vez al grito de “yo sí te creo” y “no es abuso, es violación”.

Sindicalistas de Izquierda Asturias

¡Basta ya de hacer negocio con nuestros derechos!

El pasado miércoles 22 de mayo compañeras del Sindicato de Estudiantes, Libres y Combativas e Izquierda Revolucionaria, acompañamos a las y los compañeros del SAD Gijón (Servicio de Ayuda a domicilio) en su protesta frente al Teatro Jovellanos. Allí se celebraba un debate electoral entre las distintas fuerzas políticas que concurrían a las elecciones municipales.

Durante más de una hora, una buena representación de las cerca de 200 trabajadoras y trabajadores de la empresa exigió soluciones. Como bien señalaban las compañeras era importante destacar en plena época electoral que “es un momento de lucha y reivindicación en las calles, porque a través de la lucha en la calle siempre se han conseguido las victorias de la clase obrera. No vamos a conseguir en ningún despacho, ni en ninguna institución lo que no hayamos conseguido con la movilización”.

Una hora antes del inicio de la protesta conversamos con Carmen Diego Tarano que, acompañada de un grupo de trabajadoras, nos explicaba los motivos de esta lucha y sus implicaciones en la vida, no sólo de las y los trabajadores, sino de los y las usuarias y sus familias. Transcribimos a continuación un extracto de la entrevista, en cuya elaboración también intervino Sindicalistas de Izquierda y agradecemos desde estas líneas su ejemplo de lucha.

Sindicalistas de Izquierda (SI): ¿Cuál es el origen del conflicto por el que lleváis más de tres años de movilización?

Carmen Diego (CD): El origen es el incumplimiento de la promesa de remunicipalización por parte del Ayuntamiento, que hasta estas últimas elecciones ha estado en manos de la derecha, Foro por Asturias, y todos los engaños con los que nos han intentado embaucar.

En el año 2.016 nos dicen que se ha aprobado la remunicipalización, pero en 2017 nos enteramos de que dan marcha atrás porque hay unos informes económicos, por cierto falseados y abultados, que indican que se superaría el techo de gasto y el Ayuntamiento prevaricaría si acometiese la remunicipalización. Dicho en otras palabras, que las trabajadoras les resultamos demasiado “caras”, lo cual es una vergüenza, sobre todo teniendo en cuenta nuestros salarios miserables.

Acto seguido, sacan a concurso público el Servicio de Ayuda a Domicilio. Las empresas que siempre se presentan, esta vez no lo hacen porque no encuentran la rentabilidad económica que buscaban, y finalmente el servicio pasa a las manos privadas de la empresa “Aralia”. Esta empresa pertenece a José Luis Ulibarri, que está imputado en la trama Gürtel y Enredadera. Y ahí empiezan los problemas: no se cumple con los pliegos de condiciones laborales, y en muchos casos ni siquiera se cumple el convenio. Desde entonces empresa y Ayuntamiento se han dedicado a pasarse la pelota el uno al otro.

Conjuntamente con el Comité de Empresa, hemos interpuesto tres conflictos colectivos por incumplimiento de condiciones. El primer juicio lograron suspenderlo, porque la empresa alegó que Servicios Sociales no les había entregado todas las quejas de los usuarios hacia nosotras, y es que realmente no había ninguna.

Finalmente la empresa denunció al Ayuntamiento por falsificación documental y prevaricación. Y ahora vemos como Foro, que ni siguiera se dignó a recibirnos, ni da explicaciones, ni nos recibe como prometió hacer cuando pasasen las elecciones, se ha caído con todas sus mentiras y tácticas. Lo que parece a simple vista es que hay un acuerdo tácito entre la empresa y Foro para dilatar el tema y seguir dándonos largas. Nos tememos que todo esto de la denuncia sea una estrategia para llegar al final del contrato, que es en junio de 2020.

SI: ¿Cuál es vuestra situación laboral y cuáles son vuestras reivindicaciones fundamentales?

CD: Junto con la remunicipalización exigimos el cumplimiento de la normativa y unas condiciones laborales dignas para toda la plantilla. Entre otras cosas, el reconocimiento de las enfermedades profesionales y, ligado a esto, que se cumpla la ley de Prevención de Riesgos laborales. Pedimos que cuando una persona solicita la ayuda a domicilio y se le concede, se pueda evaluar su casa previamente para conocer si existen barreras arquitectónicas o incluso riesgo de enfermedades infectocontagiosas. Y también muy importante, que se rebaje nuestra edad de jubilación. Nuestros medios “técnicos” de trabajo, somos nosotras, son nuestras espaldas y nuestros hombros, y es inviable estar con 65 años atendiendo a usuarios que a veces están mejor que nosotras.

Nuestra plantilla está formada por unas 200 trabajadoras y trabajadores. No lo sabemos con exactitud porque Aralia no está dando toda la información correspondiente al Comité de empresa. La realidad es que entran y salen muchas trabajadoras porque los contratos en muchas ocasiones son humillantes, y hay trabajadoras que no lo consienten y se van.

Este es un trabajo feminizado. Nuestros compañeros se han ido incorporando poco a poco, pero no llegan al 1%, de la plantilla. Y esta es parte sustancial de nuestra problemática en un sistema patriarcal y machista como en el que vivimos. Nuestro trabajo siempre se ha visto como un trabajo “para mujeres”, un trabajo “menos importante”. La situación se agrava ya que las mujeres que trabajamos aquí venimos de barrios obreros, y no se nos trata como lo que somos, profesionales de ayuda a domicilio, que además desempeñamos una tarea esencial para la vida de muchísimas familias obreras como las nuestras. Nos tratan como si fuéramos gente sin formación, que vamos a “limpiar” sin más y nuestros salarios no se corresponden con la responsabilidad laboral que tenemos. No se tiene en cuenta nuestra conciliación familiar. La mayoría de nuestras compañeras son madres, muchas forman familias monoparentales y con pocos recursos. Las mutuas no reconocen nuestras lesiones, ni reconocen nuestras enfermedades laborales. ¡Nos dicen que son enfermedades por nuestra condición de mujer, que nuestros dolores son normales por ser mujer y que no tienen que ver con los riesgos laborales de nuestro trabajo! Un escándalo total.

SI: ¿Qué experiencia estáis teniendo respecto al apoyo social y en qué momento de la lucha os encontráis?

CD: Ahora mismo estamos a la espera del segundo juicio que será en el mes de julio, pero tal y como están las cosas nos tenemos que llegue julio y que ni siquiera cobremos las nóminas.

Respecto a los apoyos somos muy conscientes de que todos los que hemos logrado y toda la solidaridad que ha despertado nuestra lucha, la hemos conseguido nosotras mismas, las trabajadoras agrupadas en la plataforma SAD Gijón, con nuestras propias fuerzas.

El Comité de Empresa no ha tirado en absoluto para movilizarnos, las propias compañeras de CCOO y UGT, que son los sindicatos con presencia en el comité, nos han dicho que esto, es decir la movilización, ahora “no toca”. Que hay que pelearlo en otros estamentos, los despachos o los juzgados, pero que la pancarta “no toca”. Además se está dilatando la convocatoria de elecciones sindicales que ya deberían de haberse producido hace meses, lo cual también es bastante preocupante.

Otra de nuestras principales dificultades es el chantaje de la empresa que, en connivencia con el Ayuntamiento, mete miedo a las familias usuarias para tratar de restarnos apoyo. En primer lugar porque lógicamente muchos de los y las usuarias están ya muy mal de salud, pero lo más importante es que al ser un servicio privatizado, las familias tienen encima la amenaza de que si nos apoyan les puedan quitar el servicio como represalia. En este sentido intentamos recabar el apoyo de la Federación de Vecinos de Gijón, donde hay muchos familiares de nuestros usuarios.

También de usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio, pero a día, y aunque sabemos que tenemos apoyos individuales, a nivel de la dirección, que es de la órbita del PSOE, no se nos ha mostrado ningún tipo de solidaridad, lo que nos parece una vergüenza y así lo estamos denunciando.

Pero a pesar de todas las dificultades aquí seguimos y vamos a continuar. Todos los meses vamos a los plenos del Ayuntamiento a recordarles a todos los partidos políticos que llevamos tres años luchando por la remunicipalización y por unas condiciones laborales dignas. No paramos. Hacemos concentraciones periódicas frente al ayuntamiento y hemos buscado el apoyo de otros colectivos, especialmente plantillas de los sectores más feminizados, como es el caso de las Kellys, con las que estamos en contacto.

El apoyo mutuo es fundamental. Nosotras estamos presentes en las luchas de otros colectivos, e intentamos llevar siempre nuestra camiseta rosa para hacer visible tanto el conflicto como la unión entre las distintas luchas.

Nosotras como plataforma de trabajadoras en lucha SAD Gijón creemos que sí es el momento de las pancartas, los pasquines y la movilización en la calle, aunque por supuesto no sea incompatible con todo lo demás. Pero sin una cosa no se consigue la otra.

Parece que se plantea que hay que elegir entre las instituciones y la calle, pero nosotras lo tenemos claro, todas las victorias que los y las trabajadoras hemos conseguido, han sido siempre a través de la lucha en las calles. Así que hoy se hace más necesario que nunca mantener la movilización, creemos en ella y en ella seguiremos.

¡Basta de montajes judiciales! ¡El internacionalismo y la solidaridad no es un delito!

La Audiencia Nacional ha acusado a Nines Maestro y otras dos militantes de la organización Red Roja de un delito de financiación terrorista por el que podrían ser condenadas hasta a 10 años de cárcel y a una multa 25.000 euros. 

Millones de mujeres en todo el mundo nos alzamos contra una realidad de humillación, abuso, violencia y explotación. El masivo movimiento feminista, que en el Estado Español, como en tantos otros lugares, nos ha dejado jornadas históricas como las del 8 de Marzo, forma parte de la respuesta de las oprimidas y oprimidos contra un sistema político y económico que sólo supone miseria para la mayoría.

Después de la derrota estrepitosa del bloque reaccionario de PP, Cs y Vox en las elecciones generales del pasado 28A, este 26 de mayo se celebrarán elecciones autonómicas y municipales. Que millones de trabajadores y trabajadoras, jóvenes, pensionistas cerremos el paso a la derecha y a la extrema derecha con el voto es un primer objetivo ineludible y desde Libres y Combativas llamamos a llenar las urnas en defensa de un programa de izquierdas. Pero también hay que sacar las lecciones de los ayuntamientos “del cambio”, y las expectativas frustradas en la legislatura que ahora termina.

Descarga la hoja

Podemos e Izquierda Unida se presentan a las elecciones municipales con la candidatura Adelante Málaga. En la lista participan representantes de diversos colectivos sociales, sindicales, feministas, etc., que han destacado en la batalla por defender los derechos sociales y laborales de los trabajadores y la juventud. Una de ellas es Ainhoa Serrano, dirigente de Izquierda Revolucionaria, del Sindicato de Estudiantes y su plataforma feminista Libres y Combativas.

Ana García - Comisión Ejecutiva de Izquierda Revolucionaria • Libres y Combativas

Con un tono desairado y extremadamente reaccionario cargan sin tapujos contra los derechos de los trabajadores, las mujeres y la población inmigrante. Inundan programas, redes sociales y mítines con su discurso neoliberal y soflamas españolistas semejantes a las utilizadas por Gil Robles en los mítines de la CEDA1 en los treinta. Es la entente formada por PP, Cs y Vox, una buena radiografía de la enorme polarización que domina la escena política, pero también de la profunda crisis que recorre a la derecha española y al régimen del 78.

¡El capitalismo mata el planeta!

Pincha aquí para visitar la galería de fotos

Pincha aquí para ver la lista de vídeos

La jornada de huelga educativa europea contra el cambio climático ha sido un éxito a nivel internacional. En más de mil ciudades y cien países, centenares de miles de jóvenes hemos alzado nuestra voz contra la catástrofe ecológica que vive nuestro planeta y contra sus responsables: los capitalistas, los gobiernos a su servicio y las grandes multinacionales.

“Si el planeta fuera un banco, ya lo habrían rescatado”

En el Estado Español, la huelga general estudiantil y las movilizaciones convocadas a las 12h por el Sindicato de Estudiantes en más de 30 ciudades han sido un éxito arrollador. Más de un millón de estudiantes en huelga y más de cien mil jóvenes en las calles al grito de 'Si el planeta fuera un banco ya lo habrían rescatado', 'Si se cargan el planeta a la huelga general' o 'Sus beneficios matan el planeta', hemos dejado claro que nuestra lucha va en serio.

En Madrid, más de 50.000 personas abarrotábamos la Puerta del Sol e iniciábamos nuestra marcha hacia el Congreso de los Diputados, otros 10.000 en Barcelona llenábamos la Plaça Universitat, 8.000 en Sevilla, miles en Málaga, Vigo, Bilbao, Salamanca, Gijón, Granada, Gasteiz y un largo etcétera. El movimiento internacional contra la catástrofe ecológica a la que este sistema condena a nuestro medioambiente ha llegado al Estado español con fuerza.

Esta explosiva jornada de huelga y manifestaciones se ha celebrado tan sólo una semana después de la histórica huelga general feminista del 8 de marzo, donde millones de mujeres y jóvenes trabajadoras, junto a nuestros compañeros de lucha, volvimos a protagonizar una movilización multitudinaria contra la violencia machista, la justicia patriarcal y la opresión que sufrimos bajo el capitalismo.

El levantamiento de los y las jóvenes contra el cambio climático es un reflejo de la radicalización que vive la juventud a escala mundial. La lucha por salvar nuestro planeta se está convirtiendo —de la misma forma que la lucha contra el machismo y la justicia patriarcal— en un cauce de expresión para denunciar el callejón sin salida que supone el sistema capitalista para la mayoría de nosotros.

Los mismos monopolios empresariales y grandes bancos que destruyen nuestro medio ambiente, y los gobiernos a su servicio, también nos condenan a recortes en los servicios públicos, privatizan la sanidad y la educación, pisotean nuestros derechos democráticos y nos condenan a la precariedad, salarios de miseria y desempleo masivo. Todo bajo una misma lógica: hacerse aún más ricos y seguir amasando suculentos beneficios económicos.

Nuestro planeta está siendo víctima de una agresión devastadora. El incremento continuado de las temperaturas, la contaminación de los océanos, la desforestación o el fenómeno de los refugiados climáticos (personas que tienen que huir de sus casas y hogares por las consecuencias de los cambios en el clima) se multiplica desorbitadamente. Pero esto no es el producto de la maldad del género humano en abstracto. Es el resultado de un sistema depredador que pasa por encima de las necesidades medioambientales de la humanidad para llenar los beneficios de un puñado de parásitos.

Ante esta situación, cientos de miles de jóvenes denunciamos la gran hipocresía de los gobiernos y los políticos al servicio de los grandes poderes económicos, que mientras aprueban supuestos protocolos y acuerdos para “defender” el medio ambiente y contra la contaminación (Kyoto, Paris…), amparan legalmente la impunidad de las grandes empresas contaminantes para que los incumplan y aquí no pasa nada. Por eso ayer cantamos con todas nuestras fuerzas: ¡El problema es el sistema!

¿Un movimiento apartidista y apolítico? Por un ecologismo anticapitalista y revolucionario

Es muy sintomático que los medios de comunicación del sistema, y algunos portavoces de FFF que se sumaron a nuestra movilización en muchas ciudades, hayan atacado al Sindicato de Estudiantes por nuestras ideas y reivindicaciones. Al tiempo que en sus declaraciones apelaban a que este movimiento debe ser “apartidista” y apolítico alababan la política “ecológica” del gobierno de Pedro Sánchez, o las televisiones les hacían publireportajes mostrándoles en el Parlamento Europeo y tratados con muchos cariño por los políticos allí presentes, que también se quieren aprovechar de esta lucha de la juventud.

Desde el Sindicato de Estudiantes no estamos de acuerdo con que este movimiento sirva de trampolín de organizaciones y supuestas ONG que se reclaman “verdes”, pero que luego cuando llegan a los parlamentos o a los gobiernos colaboran con las políticas de recortes, privatizan los servicios públicos, e incluso son financiadas generosamente por las mismas empresas contaminantes que dicen denunciar.

También creemos que presentar esta lucha como un conflicto generacional, entre jóvenes y mayores, es un completo error, y forma parte de una estrategia para no señalar a los auténticos culpables de la catástrofe ecológica. Tampoco es una rebelión en la que pedimos a “los políticos” en general que reflexionen, rectifiquen y tomen medidas. Pensar que los representantes de este sistema, que hoy llenan los gobiernos de todo el mundo, se enfrentarán a las grandes multinacionales en defensa del planeta es simplemente ridículo. Sabemos que la respuesta y la solución están en la calle y en la movilización.

 

No es ninguna casualidad que los medios de comunicación que ocultan y minimizan las luchas de la juventud y de los trabajadores, intenten montar un espectáculo mediático para hacer inofensivo este gran movimiento.

Desde el Sindicato de Estudiantes entendemos que sólo podremos frenar la degradación climática que vive el planeta rompiendo con el sistema capitalista No vamos a permitir que los y las explotadoras, como Angela Merkel, Macron, Teresa May o Trump, o los políticos socialdemócratas que también han colaborado activamente en la actual degradación medioambiental, se intenten lavar la cara aprovechándose de este movimiento mientras siguen aplicando políticas que ponen una alfombra roja a las grandes empresas contaminantes para que sigan actuando como quieran.

La movilización por la supervivencia del planeta no está separada del resto de reivindicaciones sociales y educativas por las que hemos luchado en estos años. Tenemos que levantar un gran movimiento ecologista que vaya a la raíz del problema, y que una a la juventud, a los trabajadores y trabajadoras, a todos los sectores oprimidos para lograr un cambio real en la sociedad: terminar con el control asfixiante que ejercen sobre la producción mundial un puñado de grandes multinacionales, y establecer la planificación de la economía de manera racional y respetuosa con el medioambiente, garantizando el pleno empleo, salarios y servicios públicos dignos, y justicia social. Sólo acabando con la opresión capitalista y construyendo una sociedad auténticamente democrática y basada en la justicia social, una sociedad socialista, podremos preservar nuestro maravilloso planeta y librarnos de la catástrofe que nos amenaza.

Exigimos:

• Nacionalización de todas las multinacionales de producción de energía y combustibles (eléctricas, compañías mineras, de petróleo y gas, empresas de producción de energía eólica y solar, etc…), y plan público de inversiones para establecer una industria energética 100% ecológica y sostenible. ¡No a la pobreza energética!

• Por una red de transporte público, gratuito, de calidad y ecológico. Plan masivo de inversiones para hacer las ciudades 100% sostenibles.

• Nacionalización de las industrias automovilísticas, aeronáuticas y navales, y transformación de su producción para hacerlas viables y no contaminantes.

• Nacionalización de la tierra, de la industria ganadera y de las industrias de procesamiento de alimentos. No a la explotación capitalista de los océanos. ¡Por una alimentación sostenible, ecológica y sana para el conjunto de la población!

• Empresas públicas de reciclaje bajo el control democrático de trabajadoras y trabajadores. ¡Basta de hacer negocios con el ecologismo!

• Por una producción sostenible planificada democráticamente por el conjunto de la clase trabajadora y la juventud. Por la transformación socialista y ecológica de la sociedad.

¡Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro! ¡Únete al Sindicato de Estudiantes!

Galería de fotos

Galería de vídeos

Las imágenes de la movilización del 8M dejan claro el tsunami que ha barrido todo el Estado español. Millones de jóvenes y de mujeres trabajadoras en las calles,  junto a cientos de miles de nuestros compañeros,  determinadas en la lucha contra la opresión capitalista, la violencia machista y la justicia patriarcal y franquista.

Aquí podrás ver una amplia galería de fotos y vídeos  de las manifestaciones organizadas a la mañana por Libres y Combativas,  el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria, en las que participaron más de 350.000 jóvenes, y las grandes marchas unitarias de la tarde con más de cinco millones.

¡Más de 350.000 jóvenes en las manifestaciones de Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes!

Pincha aquí para ver la galería de fotos

Pincha aquí para ver la lista de vídeos

Las trabajadoras de la limpieza de 85 institutos públicos y otros edificios públicos de la administración valenciana, decidieron empezar una huelga indefinida el día 18 de febrero porque la empresa subcontratada por la Generalitat no ha pagado sus salarios de diciembre, enero, febrero y la paga extra de Navidad. Además, la empresa debe aún a algunas trabajadoras las liquidaciones del pasado verano por el contrato fijo discontinuo.