"Acosadas, insultadas y violadas, eso es cotidiano para miles de mujeres que trabajan en los campos de tomates y fresas de España".

A continuación reproducimos un artículo de Público sobre el infirno que sufren trabajadoras migrantes en en los campos de fresa de Huelva

¡Basta de abusos y violaciones! ¡La lucha contra este sistema no hará libres!

 

ABUSO DE TRABAJADORAS MIGRANTES

Una revista alemana denuncia violaciones a mujeres y abortos en los campos de fresa de Huelva

"Acosadas, insultadas y violadas, eso es cotidiano para miles de mujeres que trabajan en los campos de tomates y fresas de España"... Así se inicia el reportaje que la revista alemana Correctiv ha realizado en los campos de fresa de Huelva y en el que describe un auténtico infierno para las trabajadoras del campo de Huelva venidas principalmente de Marruecos.

De "infierno en la tierra", describen decenas de mujeres trabajadoras de la fresa en Huelva las condiciones de trabajo. Pero no se refieren a la dureza del campo, sino a los abusos, violaciones, el trato vejatorio y las condiciones de hacinamiento. Así lo relata la revista alemana Correctiv, publicado el pasado 30 de abril, pero que relata los hechos y testimonios recopilados desde hace un año atrás. 

El magazine inicia su relato con la historia de Kalima, una mujer marroquí que ha decidido denunciar a su supervisor. Ella es una excepción. "La mayoría de mujeres guardan silencio por miedo a perder sus trabajos", afirma el reportaje, que advierte que todos los nombres usados son ficticios para preservar la identidad y la integridad de las mujeres.

El trabajo en la granja de fresas de Palos de la Frontera "es un infierno", afirma la mujer. No  hay cocina, seis mujeres duermen en una habitación, y solo una vez a la semana pueden darse una ducha. Y luego está su supervisor Abdelrahman (nombre ficticio), un hombre marroquí que "viene todas las tardes", afirma. 

"Él tiene los números de teléfono de todas las mujeres", relata Kalima "y obliga a tener relaciones sexuales con él". Cada noche con una mujer.  "Si dices que no, te castiga en el trabajo", dice Kalima. 

El reportaje afirma que "el silencio de las mujeres se ve reforzado por una sociedad civil y un sistema judicial que apenas viene en su ayuda". CORRECTIV ha hablado con docenas de trabajadores migrantes en la región de Huelva, la mayoría de ellas marroquíes que dicen haber sido hostigadas, violadas, chantajeadas, maltratadas físicamente o insultados por sus superiores.

El magazine explica que Palos de la Frontera es una ciudad que se ha enriquecido gracias al cultivo de las fresas. "Alrededor del 80% de las fresas que importa Alemania provienen de la región andaluza de Huelva. Más de 300,000 toneladas de fresas se cosechan cada año bajo un mar blanco de invernaderos de plástico", lo que comvierte a Andalucia en el mayor productor de fresas de Europa.

Pero los lugareños no quieren hablar del tema con periodistas, afirman los autores de la información, que relatan que la reiterada solicitud de entrevistas no obtuvo respuesta por parte de las organizaciones comerciales de regionales como Freshuelva y el Ministerio de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, pero tampoco de organizaciones de defensa de los derechos humanos en la zona. 

Otra mujer de las entrevistadas, que dieron por llamar Sabiha, relata que no se les permite ducharse durante toda una semana. Con temperaturas de más de 40 grados y después del duro trabajo en los campos. Tampoco les permiten ningún descanso cuando se quejan de la espalda tras estar horas agachándose para recoger las fresas. "Lo único que nos dicen es que hagamos más y más cajas mientras nos golpea", afirma esta mujer, que describe la situación como "un infierno en la tierra".

"La demanda de trabajadores baratos, no cualificados, en Huelva está aumentando constantemente. Kalima, Sabiha y sus colegas provienen de regiones de Marruecos donde apenas hay trabajos. Trabajar en España es una forma de escapar de la pobreza. Trabajan desde las 6 de la mañana hasta el almuerzo y luego de nuevo por la tarde. No ganan más de 30 euros por día. Las empresas no pagan si el clima es demasiado malo para la cosecha, la producción se cierra por un corto tiempo, o por razones totalmente arbitrarias, como el castigo por los errores. Los dueños de las plantaciones explotan esta dependencia financiera de los trabajadores", afirman los autores del reportaje.

La barrera del idioma

Pasar al sistema judicial parece casi imposible para las mujeres porque no hablan español y les resulta difícil probar el abuso en los tribunales. "Cuando se le preguntó acerca de investigaciones o estadísticas en curso sobre violencia y abuso sexual, un oficial de policía local en Palos de la Frontera respondió: "El abuso sexual no es algo español".

La consecuencia, afirman los reporteros, "es que solo unos pocos casos terminan en los tribunales". Aunque sí algunos. Es el caso de Martín, Carlos Ramón y Ambrosio, que en abril de 2014 fueron condenados por “violaciones de la integridad moral y acoso sexual” a trabajadoras marroquíes que habían trabajado para ellos en 2009. La sentencia citada considera probado que Martin, Carlos Ramón y Ambrosio insultaron a las mujeres llamándolas “perras” y amenazándolas con enviarlas de regreso a su país de origen.

La pista del elevado índice de abortos

Pero según el reportaje, hay una pista más: la elevadísima tasa de abortos que se registran en Palos de la Frontera. La mayoría de las mujeres que abortan son trabajadoras migrantes.

El reportaje cita a Josefa Mora Gómez, una trabajadora social en el Centro de Salud Pública local y que "debe aprobar cualquier solicitud de aborto que se realice allí", afirman los autores. Según esta fuente, "durante la temporada de cosecha, cuando llegan los trabajadores migrantes, hay un aumento en los abortos y la mayoría de las consultas provienen de mujeres marroquíes, rumanas y búlgaras".

Según Gómez, hubo 185 abortos en Palos y la ciudad vecina de Moguer en 2016, el 90% de los cuales fueron solicitados por trabajadoras temporales venidas de fuera. "Ella sospecha que muchos abortos podrían deberse a una violación", afirma el reportaje.

Los autores de la información afirman que "el único sindicato que comenta sobre este tema es el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). En Huelva tienen solo dos representantes, José Antonio Brazo Regalado y su esposa. Mientras recorre las hileras de invernaderos, explica por qué, en su opinión, el abuso sexual es un tabú en Huelva". Regalado afirma que, "siendo un sindicato pequeño, el SAT no puede ayudar a esas mujeres, porque dependen de que ellas denuncien los abusos. Pero muchos están demasiado asustados, un círculo vicioso".

El próximo lunes 21 de mayo todas y todos a la asamblea del Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas para debatir como echarle 

“Aquí non hai perdón, inhabilitación”

La mañana del lunes 14 de mayo, a pesar de estar en pleno período de exámenes, centenares de estudiantes nos concentramos frente al edificio del Rectorado de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Firma aquí la petición en change.org

En el programa de La Sexta Noche del sabado 12 de mayo, Eduardo Inda, conocido periodista de extrema derecha, realizó una demostración de misoginia y machismo contra las compañeras de Libres y Combativas y del Sindicato de Estudiantes.

Este lunes todos y todas a las 12:00 frente al Rectorado

El pasado 7 de mayo un profesor de la Universidad de Santiago subió un vídeo a su Facebook en el que defiende a los agresores de “La Manada”. En este vídeo, Luciano Méndez Naya (que imparte clases en la Facultad de Económicas y Empresariales), dice que la única culpable es la joven que denuncia, alegando que disfrutaba y que es la que tendría que ser condenada por denuncia falsa. Llega a decir que solo denunció para “conseguir a píldora do día despois” y pide la absolución de los violadores, que lo único que hicieron mal según él fue dejarla allí después de haber decidido ir a un portal entre todos, y que esto no es elegante pero no por eso se le puede condenar.

Es decir, que según este indivíduo, la víctima de la manada decide poner una denuncia para enviar sin motivo a la carcel a 5 personas y  exponer su vida íntima durante meses ante millones de personas…para ahorrarse los 20 euros que cuesta la píldora del día después….Todo es un absurdo tan enorme que no vale la pena ni comentarlo.

Luciano Méndez es un enfermo, que considera que las mujeres son un objeto para el disfrute de los hombres. 

Después del levantamiento que las mujeres hemos protagonizado el día 8 de marzo y de la magnífica huelga estudiantil del 10 de mayo contra la sentencia de La Manada, tipos como Luciano Méndez nos insultan e intentan que volvamos a casa y abandonemos las calles. Pero eso no va a pasar. Ni sentencias machistas ni individuos como este van a conseguirlo.El feminismo combativo y revolucionario está aquí para quedarse.

Días después sube un  segundo vídeo en el que afirma  que le parece fatal que sea tan fácil conseguir la píldora del día después, diciendo que no deberían dársela a “calquera borracha”. Hoy ha subido un tercer vídeo con el mismo contenido.

Esto nos hace sentirnos inseguras hasta en las aulas. BASTA YA!

Ante estas declaraciones misóginas, exigimos que la Universidad de Santiago inhabilite totalmente a este profesor. No podemos permitir que siga dando clase.Además, esto no es un hecho aislado, Luciano es reincidente, ya que hace dos años se le abrió un expediente por comentarios machistas (afirmando que el escote de una alumna lo desconcentraba). Las medidas que tomó la USC hace dos años son totalmente insuficientes, no nos valen. Por eso, le exigimos que lo echen YA, o no vamos a parar hasta conseguirlo.

La USC ha sacado un comunicado en el que dicen que van a investigar lo que pasó. Pero…¿¿qué más hay que investigar?? Los videos hablan por sí solos. Exigimos que el rectorado de la USC deje de mirar para otro lado y exigimos la inhabilitación laboral inmediata de este personaje. Para que la USC sepa que no queremos machistas en la universidad y que vamos a luchar hasta conseguirlo, hemos convocado una concentración en la pza. del Obradoiro (delante del rectorado) para exigir justicia real por parte de la USC, porque no podemos permitir que una persona con estos valores puede estar impartiendo educación. Además, estamos poniendo en marcha una recogida de firmas de los alumnos de la Universidad para entregar como queja formal en el rectorado y que les quede claro que NO QUEREMOS MACHISTAS EN LAS AULAS.

A continuación reproducimos la noticia que acaba de publicar el diario Público en el que la Policía Municipal de Madrid dice reconocer su error, retira las multas que nos han impuesto esta mañana y nos pide perdón. Este triunfo contra el machismo policial y la represión de la libertad de expresión demuestra que ¡Sí se puede!, que la lucha es el único camino para defender nuestros derechos. A pesar de esta rectificación hemos solicitado una reunión inmediata a Manuela Carmena. No podemos aceptar que en las filas de la Policía Municipal de Madrid haya agentes que tengan estas  actuaciones antidemocráticos y que sus coacciones queden impunes. Basta ya de comportamientos fascistas y machistas por parte de la Policía. Todas y todos mañana a la huelga estudiantil contra la vergonzosa sentencia de la manada.

¡No es abuso, es violación!

¡Hermana, nosotras sí te creemos!

Pincha aquí para leer la noticia de Público

¡Esto es un escándalo! 

Ver vídeo



Hoy miércoles 9 de mayo a las 8.20 de la mañana, una activista de Libres y Combativas que repartía propaganda en las puertas del Instituto Beatriz Galindo de Madrid, ha sido abordada por dos policías municipales. Dichos policías, en un tono intimidatorio, han exigido a la compañera que dejara de repartir propaganda de la huelga estudiantil contra la sentencia de La Manada que celebraremos mañana 10 de mayo. Cuando la compañera se ha negado a dejar de ejercer su derecho a la libertad de expresión e información, ambos policías, en una actitud machista y agresiva, la han impuesto dos multas.  Los motivos de la denuncia, escritas de puño y letra por los policías, son los siguientes: “Por reparto en vía pública de propaganda sobre convocatoria de huelga estudiantil 10 de mayo por la sentencia de la manada”  (Denuncia 1368892) y “por desobediencia consistente en no cesar el reparto de folletos, habiendo sido requerida para que cese esta actividad” (Denuncia 1524888). Es absolutamente escandaloso que en Madrid, en un ayuntamiento gobernado por una fuerza del cambio, policías que parecen educados en el franquismo se crean los sherifs de la calle y, violando todas las leyes que amparan nuestra libertad de expresión, organización e información, intenten intimidarnos de esta manera. Esta actuación represiva tiene lugar cuando estamos levantándonos contra la violencia machista y una sentencia que nos coloca a todas en la diana de los agresores y los maltratadores. ¿Casualidad?

Es indignante que tengamos que luchar todos los días por el derecho a vivir, a pensar y a expresarnos con libertad. Y es mucho más increíble que los poderes públicos, jueces y policías, que en teoría están para garantizar estos derechos, los intenten conculcar y aplastar. Esta represión contra Libres y Combativas no es casualidad. A las denuncias de esta mañana, se suma otra de la misma policía municipal de Madrid el pasado 1 de mayo, contra otra activista de Libres y Combativas por poner una mesa en la Puerta del Sol con propaganda dónde anunciábamos la huelga, o la multa que nos ha impuesto el ayuntamiento de Vitoria, gobernado por el PNV, por los carteles que colocamos llamando a la huelga del pasado 8 de marzo. No sólo  nos violan, nos asesinan y nos maltratan, sino que cuando nos defendemos y luchamos contra estas lacras, nos vuelven a agredir intentándonos tapar la boca. Pero no lo vamos a consentir. No vamos a aceptar estas agresiones, vamos a luchar contra ellas y ejercer nuestros derechos con absoluta libertad.

Desde Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes exigimos a Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, que no sólo se retire esta infame denuncia, sino que se abra expediente disciplinario contra estos policías, que han hecho gala de un autoritarismo y un machismo deleznable. No podemos permitir que algunos que se creen impunes por hacer loas a Hitler, amenazar a los inmigrantes con asesinarlos, y escupir en las redes su odio contra la víctima de La Manada mientras los tribunales no actúan y les amparan, pueden tener carta blanca para intimidar a las mujeres. La respuesta ya se la estamos dando todos los días, y mañana la haremos muy visible en la gran huelga estudiantil que vaciará las aulas y llenara las calles.

¡La lucha nos hace libres!

¡Todas y todos a la huelga el 10 de mayo!

¡Ni un paso atrás en la defensa de la libertad de expresión!

¡Basta de machismo policial y judicial!

Madrid, 9 de mayo, Libres y Combativas • Sindicato de Estudiantes.

Solidaridad con las protestas “Yo sí te creo” en el Estado español

La “justicia” del Estado español, ¡puedes violar, pero no rapear!

Necesitamos levantar un movimiento internacional contra el machismo y el patriarcado

Quiero mandar un saludo solidario a los cientos de miles de personas en todo el Estado español que han salido a protestar contra la injusta sentencia dictada en un juicio por violación en el que los responsables de una violación en grupo a una joven se libran con cargos menores. Las similitudes de este caso con el juicio en Belfast que provocó las protestas  ‘We believe her’ en toda Irlanda son muy claras.

Este pasado sábado los miembros de la comunidad española en Irlanda convocaron una protesta en Dublín a la que asistí, haciendo previamente un llamamiento público a participar en la misma. Se trata de protestas muy bienvenidas como respuesta a los altos niveles de machismo que ahora se han hecho evidentes tanto en la sociedad como en el sistema legal.

Muchas personas ya han llegado a la conclusión de que es necesario un movimiento internacional contra el machismo para desafiar las actitudes sexistas profundamente arraigadas en la sociedad que conllevan la violencia contra las mujeres, y que se minimice y a menudo se culpe a las propias víctimas más que a los violadores. Quiero aplaudir a todas esas mujeres, hombres y jóvenes normales y corrientes que se han levantado solidarizándose con la superviviente de esta violación, protestando contra una sentencia indignantemente indulgente, y exigiendo un cambio decisivo respecto de la cultura machista.

Estamos viendo que, lejos de crear igualdad, este sistema fomenta una masculinidad tóxica. Las mujeres y los jóvenes están exigiendo hoy una cultura en la que se busque activamente el consentimiento en lugar de asumirlo. Necesitamos transformar completamente el sistema judicial de cara a apoyar a las supervivientes de cualquier agresión sexual.

La mal llamada “justicia” española ha sido condenada por el tribunal de la opinión pública. Una mujer de 18 años fue violada en la fiesta de San Fermines en 2016 por un grupo de hombres, incluidos un Guardia Civil y un militar, que pertenecían a un grupo de WhatsApp llamado “La manada”. Grabaron el crimen en sus teléfonos y uno de los hombres publicó mensajes en un grupo de WhatsApp celebrando lo que habían hecho y prometiendo compartir dicha grabación. La policía alegó que la víctima mantuvo una actitud "pasiva o neutral" a lo largo de esta terrible experiencia, manteniendo los ojos cerrados en todo momento.

Algunos de estos mismos hombres han sido descubiertos en otros videos teniendo relaciones sexuales con lo que parece ser una mujer inconsciente. A pesar de todo, increíblemente, uno de los jueces ha argumentado que todos deberían haber sido absueltos de todos los cargos excepto del robo del teléfono de la víctima. Finalmente fueron declarados culpables, pero no del cargo más grave de violación, sino del cargo menor de “abuso sexual”.

Este veredicto es repugnante y supone, de hecho, dar luz verde a las violaciones en grupo, asaltar y tortura a mujeres tanto física como psicológicamente. De esta manera, los violadores pueden estar seguros de que, literalmente, podrán salir airosos de sus crímenes.

Simultáneamente, un grupo de  jóvenes raperos españoles han sido encarcelados por canciones donde se critica a la monarquía. La “justicia española” permite que haya hombres que puedan violar impunemente mientras otros son encarcelados por hacer rap contra el sistema.

Al igual que en Irlanda, las mujeres y los jóvenes en España han dicho ¡BASTA! Inmediatamente después del veredicto, decenas de miles de mujeres se manifestaron a las puertas del Tribunal en Pamplona coreando “No es no” y “HERMANA, ¡SOMOS TU MANADA!”. Las plazas y calles de la mayoría de las ciudades españolas se llenaron de mujeres y hombres, mostrando su indignación ante esta bochornosa sentencia.

Claramente, las mujeres no pueden confiar en estos sistemas legales machistas y corruptos de cara a que se haga justicia y de cara a garantizar su protección. La indignación y traición que las mujeres en Irlanda y España sienten hoy deben transformarse en un movimiento que luche consecuentemente por un cambio serio y definitivo.

Solidaridad con todas y todos aquellos que llenan las calles en el Estado español, ¡vuestra lucha es nuestra lucha!”

Ruth Coppinger TD