Galería de fotos

Construyendo un feminismo revolucionario e internacionalista 

Este sábado 10 de noviembre hemos celebrado el II Encuentro Estatal de Libres y Combativas en Madrid.

Ya desde primera hora de la mañana, durante las acreditaciones, se respiraba un ambiente de entusiasmo y efervescencia. Más de 150 activistas, trabajadoras y estudiantes, iniciábamos un debate de gran trascendencia.

La propia composición de la reunión fue una prueba del importante desarrollo que Libres y Combativas —la plataforma feminista creada por el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria— está alcanzando en todo el Estado, así como de la solidaridad con la que contamos entre destacados colectivos de mujeres que se encuentran en vanguardia de la movilización. Además, la presencia de las invitadas internacionales Ann-Katrin de ROSA y el Socialist Party de Irlanda, April Ashley del Socialist Party y la ejecutiva de UNISON en Inglaterra y Gales, Els Deschoemacker de ROSA y Linkse Socialistiche Partij / Parti Socialiste de Lutte (PSL/LSP) de Bélgica, Sofía Costa del Sindicato de Estudiantes y Socialismo Revolucionario de Portugal, así como la participación de Yerlin Aguilera, una compañera refugiada de Nicaragua, dio cuenta de que nuestra lucha no tiene fronteras. Junto a ellas, compañeras de más de 30 localidades llegadas desde Asturias, Cantabria, Euskal Herria, Aragón Catalunya, Andalucía, Castilla León, Castilla-La Mancha, Canarias, País Valencià y Madrid, así como representantes de las Kellys, la Plataforma Libres de Essure, Servicio Ayuda a domicilio de la Comunidad de Madrid, la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, Feminicidio.net, Amelia Tiganus superviviente de trata y prostitución y Susana Guerrero, activista contra la justicia patriarcal y la pederastia, llenamos la sala del Albergue San Fermín. También hubo saludos, como el de ATA (Asociación transexuales de Andalucía) y momentos muy emocionantes, como el que vivimos con la proyección del video en el que feministas revolucionarias de EEUU, Brasil, México, Australia, Canadá, Irlanda y Austria, se dirigieron a la reunión para expresar su coincidencia con las ideas y el trabajado que estamos desarrollando.

Por si esto fuera poco, este II Encuentro se ha celebrado en vísperas de la Huelga Estudiantil del 14 de noviembre convocada por el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas contra el machismo en las aulas y exigiendo una asignatura de educación sexual inclusiva y en libertad en todos los centros de estudio.

El debate, en el que tomamos la palabra decenas de mujeres, estuvo divido en tres paneles: Nuestros cuerpos no son mercancía; La lucha contra la violencia patriarcal, la justicia machista y por los derechos de la comunidad LGTBI+ y, por último, Polémicas en el movimiento feminista: feminismo transversal o feminismo revolucionario.

¡Nuestros cuerpos no son mercancías!

Esta primera parte estuvo centrada en la denuncia del tratamiento que este sistema hace de nuestros cuerpos y sexualidad, transformando a muchas mujeres en meros objetos de los que exprimir jugosos beneficios. Dijimos alto y claro que la explotación de la mujer a través de la prostitución, la pornografía o los vientres de alquiler jamás puede ser regulada, sólo abolida.

En la resolución que aprobamos por aclamación afirmamos: “No, la aplastante mayoría de las mujeres prostituidas no tienen derecho a elegir, son mujeres pobres y desesperadas, explotadas por las mafias y las redes que trafican con seres humanos montadas en torno al lucrativo negocio de la esclavitud sexual. Son también víctimas de la violencia más cruel y salvaje, de la extorsión, del racismo y del engaño. Desde Libres y Combativas defendemos los derechos de todas las víctimas de la mafia del sexo y estamos en contra de su persecución y criminalización. Tenemos muy claro que su liberación no vendrá de la mano legalizar su esclavitud, ni de normalizarla llamándolas ‘trabajadoras del sexo’, ni de crear sindicatos de proxenetas. Su liberación sólo puede venir de la mano de la lucha contra un sistema que entiende que es legítimo considerar nuestros cuerpos como mercancías: el sistema capitalista.”

¡Basta de justicia patriarcal!

 

En este segundo panel explicamos cómo las sentencias escandalosamente machistas que día tras día se suceden, entre las que destacan las de la Manada o Juana Rivas, no son ‘errores’ o el resultado de individuos aislados, sino la expresión de un sistema judicial patriarcal que convierte a las víctimas en verdugos mientras deja impunes a los agresores.

Nos enfrentamos a una ‘justicia’ que además de machista es clasista y reaccionaria, utilizada como un arma contra la mayoría. “Los mismos jueces y juezas que condenan a tuiteros, raperos y activistas de la izquierda, que encarcelan a quienes votaron el 1 de octubre y defienden el derecho a decidir del pueblo de Catalunya y que desahucia a familias de sus hogares, dejan impunes a monarcas y políticos corruptos. La escandalosa decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas del pasado 6 de noviembre a favor de la banca y en contra de millones de familias trabajadoras no deja lugar a dudas: el aparato judicial está al servicio de los ricos y de su sistema.”

Otro aspecto central fue la denuncia de la jerarquía de la Iglesia Católica, que adoctrina en el machismo, la homofobia, la transfobia y hace campaña contra el derecho al aborto, contando para ello con miles de millones de euros de dinero público. Por supuesto, la lucha de la comunidad LGTBI+ también estuvo presente, no nos cansaremos de gritarlo a los cuatro vientos: ¡Queremos ser lo que somos!

¡La lucha es el camino!

Al mismo tiempo señalamos que no vamos a entregar ningún cheque en blanco al nuevo gobierno del PSOE. Basta de bonitas palabras vacías, mientras nada cambia en nuestro día a día. Queremos hechos que acaben con la violencia machista y la discriminación. Lo tenemos claro, no vamos a colaborar con una estrategia que pretende vaciar al movimiento feminista de su contenido reivindicativo. No vamos a abandonar las calles.

“Por ello, desde Libres y Combativas hemos defendido desde el primer momento la convocatoria de una nueva Huelga General Feminista el próximo 8 de marzo de 2019. Es necesario repetir el éxito de la pasada convocatoria y luchar por dar un paso más convocando una huelga laboral que en esta ocasión sea de 24 horas. Llamamos a todas las trabajadoras y trabajadores  y a toda la juventud a continuar la batalla contra el patriarcado, la violencia machista y la explotación participando masivamente en la huelga y las manifestaciones.”

En este sentido, y mientras llega el próximo 8M, al igual que hicimos con la huelga estudiantil del pasado 10 de mayo contra la sentencia de la Manada, seguimos en pie de guerra. El 14 de noviembre volveremos a paralizar los centros de estudio y a recorrer calles y plazas exigiendo al gobierno la puesta en marcha inmediata de una asignatura de educación sexual inclusiva y en libertad, evaluable y obligatoria en todos los centros de estudio, tanto públicos como privados.

 

¿Feminismo transversal o revolucionario?

Y, así, entramos en el tercer y último tema a debate de esta intensa jornada, centrado en desenmascarar ese supuesto feminismo que sostiene que todas, oprimidas y opresoras, asalariadas y empresarias, humildes y ricas, por encima de diferencias de clase, estamos juntas en esta batalla. Nos referimos al llamado feminismo transversal del que la banquera multimillonaria Ana Patricia Botín y  Albert Rivera  son dos destacados portavoces.

En este asunto, las compañeras de Libres y Combativas también somos claras y nos mantenemos firmes frente a estas maniobras para domesticarnos y convertir nuestra maravillosa lucha en algo inofensivo para el sistema. Capitalismo y patriarcado van de la mano, por eso hay mujeres empresarias que explotan y discriminan a mujeres trabajadoras, hay banqueras que desahucian a familias trabajadoras convirtiendo en pesadilla la vida de decenas de miles de mujeres; como también hay diputadas, alcaldesas y ministras que amparan sentencias machistas y que aplican recortes sociales que empobrecen a la mayoría y, especialmente, a las mujeres.

Nuestra opresión hunde sus raíces en este sistema económico basado en la explotación y el sufrimiento de la inmensa mayoría para garantizar los privilegios de una ínfima minoría. Por ello, nuestro feminismo es anticapitalista y revolucionario.

 

Lee aquí las resoluciones aprobadas en el II Encuentro Estatal de Libres y Combativas

Volver