Galería de fotos y vídeos

Ayer 8 de septiembre más de 10.000 personas volvimos a llenar la Puerta del Sol de Madrid en respuesta a las agresiones homófobas que día tras día sufrimos cientos de jóvenes por nuestra condición sexual.

Los medios de comunicación y la extrema derecha, horas antes de la protesta, trataron de utilizar las novedades del caso de Malasaña para seguir criminalizándonos y plantear que nuestra movilización ya no tenía sentido, tratando por todos los medios de evitar ver la Puerta de Sol llena de nuevo. Pero nuestra respuesta fue unánime: la realidad de opresión y discriminación que vivimos el colectivo LGTBI no se reduce a un caso en concreto, sino a la violencia generalizada a la que este sistema nos condena.

A solo dos meses del asesinato homófobo de Samuel, en los últimos días la oleada de agresiones no ha dejado de crecer: un nuevo ataque en Velada (Toledo), una paliza homófoba y racista en Melilla, un hombre amenazando a un grupo de personas con una pistola tras una concentración feminista en Castellón... ¡Esta es la realidad! Pero como muy bien sabemos estas agresiones no acaban aquí. La violencia continúa en las instituciones y la justicia, tal como volvimos a ver una vez más hace dos días cuando la Fiscalía pidió 13 años de cárcel para los nueve jóvenes de Sevilla que se manifestaron contra el autobús reaccionario de HazteOir. ¡Qué vergüenza, nos pegan, nos matan y aquí no pasa nada!

No es casualidad que ayer las consignas gritadas con más rabia fueran “Madrid será la tumba del fascismo”, “aquí están los antifascistas” o “jueces y fiscales también son culpables”. Somos muy conscientes de quienes están detrás de la violencia que sufrimos. Sabemos muy bien que todos estos ataques y agresiones no son casos aislados, sino producto del discurso de la derecha y la extrema derecha, de Vox, del PP, de la Iglesia. Ellos, que nos señalan y colocan en la diana, son los responsables.

No vamos a permitir que ninguna agresión pase con total impunidad y seguiremos en las calles exigiendo juicio y castigo ejemplares a quienes nos agreden y a quienes les alentan y el fin de las agresiones contra nuestro colectivo. Solo con la movilización y la lucha, confiando en nuestras propias fuerzas y no en este sistema y su justicia patriarcal y franquista, acabaremos con esta lacra que nos persigue y nos mata. Como dejamos claro en la Puerta del Sol, ¡si tocan a una, respondemos todas!

 

Volver

IR

SE

201008_3.jpg

  Adquiere aquí esta publicación