El pasado martes 12 de enero, se daba un nuevo caso de violencia machista en la localidad malagueña de Cártama: dos mujeres fueron rociadas con ácido sulfúrico por el expareja de una de ellas mientras iban en coche a visitar a su familia, provocando importantes quemaduras en el 65% del cuerpo de una y del 25% en el cuerpo de la segunda.

No es un caso aislado, ¡se llama patriarcado!

Este ataque no es una cuestión puntual, sino que pone una vez más en evidencia que la opresión que sufrimos las mujeres jóvenes y trabajadoras está intrínseca en el sistema en que vivimos y no puede ser justificada de ninguna manera.

Una opresión y una violencia que además se han visto agravadas por el confinamiento y la pandemia. En el Estado español los datos hablan por sí mismos y son completamente escalofriantes: las llamadas al teléfono 016 (número de atención a las víctimas de violencia de género) aumentaron un 60% en el segundo mes de confinamiento respecto a los meses previos. Pero eso es sólo la punta del iceberg. Tal como señala la ONU, la crisis de la Covid 19, ha lanzado a 47 millones de mujeres a la pobreza y aumentado la brecha de género, situando así a las mujeres trabajadoras como uno de los sectores más golpeados a nivel mundial.

Basta ya de palabras, ¡queremos soluciones para poner fin a la violencia machista!

Desde Libres y Combativas queremos mandar todo nuestro apoyo y solidaridad a las víctimas de esta agresión machista y denunciar directamente a los culpables de que esta violencia sobre nosotras siga ocurriendo. Especialmente la judicatura franquista y patriarcal que de forma reiterada deja impunes a nuestros agresores y nos culpabiliza a nosotras, avalando así la violencia machista. De la misma manera señalamos también a la derecha del Partido Popular, Ciudadanos, y a los fascistas de Vox que además gobiernan la Junta de Andalucía. Su discurso de odio misógino y reaccionario, que ataca permanentemente al movimiento feminista e invisibiliza la violencia de género es lo que abre la puerta a que sucedan estas atrocidades.

Por ello es de extrema urgencia que el Gobierno central del PSOE-UP adopte de manera urgente un plan con medidas contundentes para combatir la lacra de la violencia machista de la única forma posible: con alternativas habitacionales para las víctimas de violencia utilizando las miles de viviendas vacías en manos de bancos y fondos de inversión, ofreciendo tratamiento psicológico gratuito y de calidad para todas las mujeres que hayan sufrido violencia y agresiones machistas, prohibiendo por ley los desahucios, garantizando un subsidio de desempleo indefinido, derogando la reforma laboral para acabar con la brecha salarial, depurando un aparato judicial heredado de la dictadura completamente machista y patriarcal, e ¡incluyendo una asignatura de educación sexual, científica y con perspectiva de género para educar en la igualdad y el respeto en las aulas!

¡La lucha es el único camino!

Como la experiencia nos ha demostrado más de una vez, la única manera de hacer que agresiones como esta dejen de ocurrir y que la opresión que sufrimos las mujeres jóvenes y trabajadoras finalice, es la organización y la lucha. La sentencia a los violadores de la Manada, o la reciente campaña Justicia para Paz, impulsada por Libres y Combativas, son una gran muestra de ello. El reciente triunfo del movimiento feminista en Argentina, que ha conseguido la legalización del aborto, nos llena de fuerza y nos muestra el camino a seguir.

Es el momento de reactivar la movilización contra la violencia machista y la opresión capitalista que sufrimos. Únete a Libres y Combativas para continuar luchando contra la violencia machista.

¡La lucha sigue!

Volver

IR

SE

201008_3.jpg

  Adquiere aquí esta publicación