Pilar Úbeda y Carmen Turrero · Izquierda Revolucionaria Madrid

¡El Gobierno central debe actuar! ¡Nacionalización de todo el sector bajo el control de trabajadores y familias!

La crisis del coronavirus ha puesto en evidencia el modelo de gestión de las residencias de mayores en la Comunidad de Madrid y en el resto del Estado. Un modelo en el que la inmensa mayoría de dichas residencia esta en manos de empresas privadas, y que pone el negocio por delante del cuidado y la salud de los mayores en los últimos años de sus vidas. Por otro lado, en aquellas que son públicas, los recortes y la falta de medios han causado estragos cuyas consecuencias vemos ahora.

Carta abierta a los y las trabajadoras de supermercados:

Desde que se decretó el estado de alarma, el pasado 14 de marzo, ha habido una campaña propagandística brutal, especialmente por parte de las empresas que se están forrando, pero también del Gobierno y de los principales sindicatos, presentándonos a las trabajadoras de supermercados como heroínas o como “supercajeras”. Un derroche de ingenio para ocultar la desprotección que vivimos.

Izquierda Revolucionaria

¡Esto es un fraude!

¡Nacionalizar la banca y las empresas estratégicas! ¡La salud de la población es más importante que los beneficios capitalistas!

Cuando las cifras oficiales de personas contagiadas por el coronavirus superan las 14.000 y son ya 600 los fallecidos, cuando los despidos y ERTEs afectan ya a medio millón de trabajadoras y trabajadores y la angustia golpea duramente a la población, el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos ha presentado un plan —con el falso nombre de “escudo social”— que supone un regalo fabuloso para los capitalistas y los banqueros, y solo ofrece migajas a las familias obreras enfrentadas a una catástrofe.

¡Nuestra salud, y la de nuestras familias, son mucho más importantes que los beneficios patronales!

Ponte en contacto a través de Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para cualquier duda, asesoramiento y estar coordinados en todas las acciones a tomar

Ante la crisis del coronavirus nos estamos encontrando con una avalancha de medidas y actuaciones por parte de empresas, multinacionales, alentadas desde el Gobierno y administraciones, que hacen recaer las consecuencias de esta crisis exclusivamente sobre las espaldas de la clase obrera. Se está despidiendo masivamente y de manera ilegal, se aprueban ERTES, se obligan a bajas no retribuidas y a firmar vacaciones... Todo esto en medio de la más absoluta de las incertidumbres para millones de trabajadoras y trabajadores.

¡Basta de recortes, despidos, EREs y ERTEs! ¡Defender todos los empleos y los derechos laborales!

Firma este manifiesto pinchando aquí y difúndelo en tu empresa y sindicato

La crisis del coronovarirus ha desnudado la catástrofe social provocada tras años de recortes, privatizaciones, bajos salarios, precariedad y ataques a los derechos de la clase trabajadora. La dictadura que el capital financiero ejerce sobre el mundo, y ante la que se inclinan los Estados y los gobiernos, es la responsable de esta debacle.

Libres y Combativas México

Este 8 de marzo hicimos historia con una movilización multitudinaria nunca vista antes para un Día Internacional de la Mujer Trabajadora en México. Al menos 100 mil mujeres salimos a las calles de la Ciudad de México, algunas en contingentes o de manera individual; mujeres de todas las edades secundadas por nuestros compañeros de clase, niñas y niños se sumaron a una demanda muy sentida por las oprimidas: la violencia machista. Las demandas eran muchas: alto a los feminicidios y desapariciones, el cese al acoso en las escuelas y centros laborales, por una búsqueda efectiva de las desaparecidas, por igualdad salarial y un empleo digno, basta de agresiones físicas y verbales, no más machismo institucional e impunidad, etcétera. Este 8 de marzo ha marcado un antes y un después en la lucha feminista, conquistamos las calles, demostramos nuestra fuerza y dejando un claro mensaje: no pararemos y estamos dispuestas a organizarnos para confrontarla.